Franquicias ropa infantil: un paquete listo para expandirse

franquicias ropa infantil

franquicias ropa infantil

Alguna vez te has preguntado ¿cómo es posible que ciertas tiendas y negocios estén presentes en diversas ciudades, regiones e incluso países? Por una parte, pudiera ser que la empresa fuera exitosa y hubiera logrado abrir varias sucursales. No obstante, probablemente la razón sea que se trata de unas franquicias ropa infantil o similares, que aunque existen desde hace varios años, presentan un método de expansión que no deja de resultar interesante de observar.

¿En qué consiste este sistema? Básicamente, en que una firma (denominada el franquiciador) le otorga a un individuo (llamado el franquiciado) el derecho a usar su marca, imagen y productos, ya establecidos en el mercado. La idea es que inicie un negocio propio y obtenga ganancias; ofreciéndole asimismo los entrenamientos y asesoramientos iniciales. A cambio, percibe un porcentaje de los ingresos u obtiene un pago regular periódico.

Beneficios que ofrece el sistema de franquicias

Es perfecto para quienes sienten la llamada a convertirse en sus propios jefes abriendo una tienda; pero, que no saben exactamente en cuál sector iniciar. O quisieran empezar con una cierta ventaja al manejar mercancías que el público general ya conoce y tienen una reputación positiva entre los clientes.

Por supuesto, no se puede creer que aun cuando es un inicio con muchas ventajas, garantiza el éxito. Por tanto, el emprendedor que lleve adelante el proyecto debe encontrarse constantemente dispuesto a aprender y trabajar duro, si quiere que su inversión dé frutos.

¿Por qué elegir el área de ropa infantil?

Hablando de forma general, los grandes sectores del mercado son aquellos que ofrecen artículos básicos para la supervivencia, como alimentos y medicinas. Destaca así el del vestuario y el calzado por, además de ser imprescindible, estar sujeto a los cambios constantes impuestos por la moda. De ese modo, unas camisas o pantalones de marcas reconocidas se convierten en un símbolo de status y expresión personal, más allá de sus funciones prácticas.

Pasando a puntos específicos, los niños constituyen un público objetivo rentable. Al hallarse en constante crecimiento, cada poco tiempo necesitan nuevas prendas que los padres procurarán proporcionarles, apuntando siempre a que sean de la mejor calidad y a precios accesibles.

Etiquetas:

Comments Are Closed