Un trabajo que merece la pena

Cuando el petróleo se vende a precio de oro somos muchos los que nos vemos afectados por estas subidas, todo es mucho más caro y qué decir del combustible para coche y camiones, o de los aviones… Yo la verdad es que lo veía desde fuera hasta que me casé con un camionero. Desde entonces empecé a valorar lo que significa para las familias que viven de esta profesión que el barril de petróleo suba por poco que sea, porque no solo debería salir en las noticias que justo en semana santa es cuando sube el gasoil, o a principios de verano, sino que durante todo el año, los meses que está más caro, muchas familias pasan apuros económicos porque cuesta más llenar el depósito.

Hace poco viajé con mi marido en el último viaje que realizó, fuimos a Portugal, llegar descargar y recoger mercancía para España, justo cuando íbamos a salir el camión no arrancaba, que situación, yo me hubiese desesperado, pero mi marido con toda la calma que lo caracteriza, se metió debajo de este y localizó lo que le había pasado, entonces me dijo que buscara un desguace para camion en una guía que llevaba en la guantera, y así lo hice. Busque el más cercano que era desguaces casquero y busque la dirección. En diez minutos estábamos allí, y mi marido que ya conocía a los trabajadores les explicó lo que necesitaba.

Entonces con una rapidez asombrosa todo pasó casi sin darme cuenta, trajeron la pieza y la cambiaron en menos que canta un gallo como se suele decir. Y es que hay que ver la importancia que tienen los desguaces hoy en día, se estropea algo del coche o del camión y por muy poco puedes cambiarlo, antes había que ir a un taller y poner piezas originales de la casa y te costaban bastante más que las que venden en los desguaces que suelen ser de segunda mano.

Así que con una hora y media de retraso salimos de casa rumbo a Portugal para hacer el viaje que estaba previsto, una ruta sin complicaciones y con previsión de buen tiempo que nos permitiría seguro pasar algún rato que otro paseando por las playas Lusas que tan bonitas son, y quien sabe, lo mismo nos da tiempo hasta de salir de compras que ya hace mucho que no me doy un capricho.

Comments Are Closed